735 Views |  Like

Rincones verdes en el hogar

Los apartamentos con terraza tienen mejor venta que los apartamentos sin ella, por esta razón muchos pisos disponen de unos metros cuadrados exteriores, para un rincón verde hogareño. Y el sueño de los que viven en apartamentos es la casita adosada, con su espacio delantero y su pequeño jardín trasero, además de alguna terraza.

El rincón verde es un elemento necesario para el hogar, para que la familia disfrute del contacto con las plantas, de su energía positiva, de su encanto. Así se generan los pequeños espacios vegetales que cada persona procura cultivar en su propio hogar.

Sin conocimientos, sin orientación, solo guiados por el instinto, los urbanitas adquieren o regalan a diario plantas vivas por el placer de su contacto. Se gastan cantidades ingentes de dinero en “amueblar” terrazas y jardincitos, con tiestos y plantas adquiridos apresuradamente en un garden cercano; y a menudo las plantas sobreviven pocos meses, para decepción de sus propietarios.

Las plantas son seres vivos, pero no pueden moverse. Eso quiere decir que si el lugar donde las instalamos no resulta acorde a sus necesidades, no pueden trasladarse a otro sitio, como haría su gato, y en consecuencia enferman y mueren.

Durante milenios cada especie vegetal se ha ido adaptando a un hábitat determinado, de sol o de sombra, de calor o frío, de humedad o sequedad; y de golpe nosotros colocamos ese ejemplar en un ambiente que no se corresponde con sus necesidades. Por eso es tan importante asesorarse debidamente sobre los cuidados que va a necesitar tu planta cuando llegue a casa, y seguir escrupulosamente las indicaciones que os den en la tienda.

Las plantas son seres vivos. Peter Tompkins y Christopher Bird, investigadores del MIT, publicaron en 1973 el libro “La vida secreta de las plantas” en el que se recopilan relaciones físicas, emocionales, entre las plantas y las personas. La tesis que los autores sostienen es que las plantas poseen capacidades sensitivas, que son hormonales, ya que las plantas no disponen de sistema nervioso, y que responden a los factores que influyen en la producción de las hormonas vegetales.

Aunque algunos autores cuestionan la validez de dichos experimentos, mi intuición tras más de 35 años trabajando con vegetales, me confirma inicialmente las tesis de Tompkins y Bird. Las plantas, como las mascotas animales, son capaces de notar el estado emocional de la persona que las cuida, y responden a él. Y también, si se desarrolla y educa la sensibilidad de la persona, ésta puede entender si la planta que está observando se encuentra en buenas condiciones o no, si el ambiente la favorece o la daña, si necesita riego, o si la tierra ya no la alimenta convenientemente.

Observar y aprender, documentarse y experimentar. Tus plantas te darán la oportunidad de aprender de ellas cada día, hay que aprovecharla.