5890 Views |  Like

Plantas de interior: Los bulbos

Muchas plantas bulbosas se adaptan bien al interior de las casas y pueden proporcionar decorativas flores en los meses de invierno. Ya se planten en tiestos, jardineras o recipientes, es muy fácil conseguir que germinen i florezcan dentro de casa, antes de que llegue la primavera.

La técnica de forzado consiste en mantener los bulbos húmedos (en tierra, en arena, en sustrato o solo con agua en recipientes especiales) en un rincón oscuro y fresco durante unas 8 semanas. Cuando las yemas empiecen a brotar, habrá llegado el momento de trasladar el recipiente a un lugar iluminado, donde florecerán espléndidamente. No hace falta abonarlos, porque el bulbo les suministra toda la energía que necesitan.

Para conseguir flores durante todo el invierno, se van poniendo los bulbos en agua escalonadamente. De esta forma, cada dos semanas unos cuantos bulbos se ponen en agua, y como tardan 6 semanas en florecer, podremos disfrutar de sus hermosas flores durante un par de meses.

En los climas septentrionales, las floraciones de los bulbos de interior son más prolongadas que en nuestras casas mediterráneas. Esto es debido a que la temperatura de nuestras habitaciones suele superar los 18ºC, y esto provoca que los bulbos emitan tallos más cortos y que las flores duren poco. Un truco para evitar el problema consiste en sacar los tiestos a la ventana o balcón durante algunas horas al día, especialmente si llueve.

El bulbo más fácil de cultivar en el interior es el Jacinto. Cuando empieza a brotar necesita un lugar bien iluminado y un substrato siempre húmedo, le convienen riegos frecuentes con poca agua. Existen unos jarroncitos especiales para su cultivo, llamados jacinteros, que permiten hacerlos crecer únicamente con agua, pero yo prefiero cultivarlos en macetas, agrupando varios de colores armónicos (en un tiesto de 20 cm de diámetro cabrían unos 8)

Los narcisos de la variedad Paperwhite, son las plantas ideales para perfumar las habitaciones. Se adaptan muy bien a los interiores y les basta con una buena iluminación desde una ventana cercana. Los plantaremos en un tiesto siguiendo las indicaciones del viverista  y los mantendremos también en un lugar fresco y oscuro hasta que broten.

También los narcisos se pueden cultivar sólo con agua, en ese caso debemos ponerlos en recipientes con piedras o conchas, sobre las cuales colocaremos los bulbos (con las raíces hacia abajo) después colocaremos algunas piedras o conchas alrededor de los bulbos, para darles estabilidad, pero dejando el extremo superior de los bulbos en la superficie. Finalmente se añade agua hasta que su nivel llegue justo debajo de la base de los bulbos. Los Paperwites forzados en interior a menudo tienen tendencia a desplomarse cuando florecen. Hay que estar atentos, y proporcionarles tutores para evitar el problema.

Los tulipanes de la variedad Brillant Star, de color rojo, también se adaptan al interior. Hay que mantenerlos lejos de los radiadores de calefacción u otros puntos donde circule aire caliente. La tierra se tiene que mantener ligeramente húmeda mientras crecen los tallos y cuando empiece la floración se debe dejar secar la tierra en superficie antes de volver a regar. Los tulipanes forzados en recipientes de vidrio con agua resultan muy decorativos, como los de la foto que acompaña este artículo.

En internet encontrareis a la venta una amplia variedad de bulbos. Algunas de las casas que los suministran gozan de gran reputación por la calidad de sus productos. Está la holandesa www.bulbi.nl , la británica www.peternyssen.com  y webs menos especializadas como www.jardiland.es

Y si tienes tiempo, acércate a tu garden más próximo. Te asombrará la diversidad y posibilidades de los bulbos que ofrecen, a punto para que puedas iniciar tu experiencia.