2501 Views |  Like

Octubre en el jardín: Bulbos

Denominamos “Bulbosas” a las plantas que se reproducen habitualmente a partir de bulbos, como la cebolla, u otros órganos subterráneos llamados cormos (los de los gladiolos), tubérculos (begonia, ciclamen) o rizomas (cala, iris). Estos órganos subterráneos se encargan de acumular reservas durante el verano y sobreviven al invierno, para dar una nueva brotación al llegar la primavera.

Octubre es el mes de plantar bulbos, que llenarán de hermosas flores nuestro rincón verde a partir de marzo. Se pueden cultivar en parterres, tiestos, jardineras y todo tipo de recipientes, y hay diversidad de plantas bulbosas adaptadas a lugares soleados, a la sombra, o incluso que viven bien en el interior de casa.

Los viveristas nos proporcionan cada otoño todo un surtido de bulbos y tubérculos, cuyo precio fluctúa entre 0,10 y 6 euros cada uno, y que podemos adquirir en floristerías, gardens, hipers, tiendas de bricolage y por internet. Os animo a buscar “comprar bulbos” en google, y veréis una muestra de la diversidad de bulbos a vuestro alcance.

Citaremos seis bulbosas de fácil cultivo, que podemos plantar en octubre:

  • Azuzena gigante (Amarillys o Hippeastrum) Tiene unos bulbos grandes (12 a 15 cm de diámetro), que se venden por unidades, a un precio de 4 a 6 euros. Pueden parecer caros, pero son una buena inversión, si tenemos en cuenta que la vida media de estos bulbos es de 70 años. Florece en primavera y sus flores, de vistosos colores, pueden llegar a tener 20 cm de diámetro. Le gusta la semi-sombra y se puede cultivar como planta de interior, aunque los tallos se inclinan hacia la fuente luminosa, por lo que hay que girar a menudo el tiesto. Para que se mantenga espléndida durante muchas primaveras, recordad que no soporta los encharcamientos, y ha de permanecer siempre húmeda pero bien drenada.
  • Crocus. De flores pequeñas y tallos cortos. El azafrán es un crocus, pero no el más hermoso. Los crocus de jardinería pueden ser de color blanco, amarillo, rosa o malva.  Algunos son aromáticos, con un perfume penetrante y dulce. Se adaptan al exterior en el césped o en rocallas, y al interior, siempre que tengan unas 4 horas de sol al día. Son baratos (se puede comprar un envase de 15 bulbos por menos de 2 euros) y de muy fácil cultivo. Una vez establecidos en el jardín se perpetúan por sí mismos, reapareciendo cada primavera con un estallido de color.
  • Iris. El antiguo lirio común, el de la flor de lis. Normalmente son aromáticos y de muchos colores, predominando los lila y blancos. El más común en jardinería es el Iris hollandica, híbrido resultado del cruce de lirios españoles, franceses y norteafricanos.  Aunque puede ser forzado en interior, en el jardín necesita luz solar plena para crecer sano y mantenerse en el terreno año tras año. Se pueden obtener por un precio módico, unos 2 euros el paquete de 15 o 20 bulbos.
  • Jacintos. Una de las plantas de floración más vistosa, con un perfume exquisito. Se puede forzar en interior, incluso sin tierra, sólo con agua en jarrones de vidrio expresamente diseñados para su cultivo. En el jardín pueden formar parterres, solos o combinados con fresias y muscaris. También se adapta a ser cultivado en macetas y jardineras. No conviene que permanezca en la misma tierra más de dos años, por lo que hay que arrancarlos al llegar octubre y replantarlos en tierra nueva. Se pueden comprar por un precio que va de 0,75 a 1,5 euros cada bulbo.
  • Narcisos. Se pueden plantar solo con guijarros y agua en un recipiente, de modo parecido a los jacintos, para obtener una hermosa planta de interior en los meses de invierno. En el jardín, prefieren las exposiciones soleadas, aunque aguantan las de semi-sombra, y si se aclimatan al lugar donde los plantes, estarán allí muchos años, multiplicándose por sí mismos como los crocus, y regalándote cada primavera con sus colores.
  • Tulipanes. Hay miles de variedades de tulipán, y entre tanta variedad los hay aptos para interior y exterior, y en todos los colores y variadas formas. Los viveristas proporcionan con cada bulbo las explicaciones peculiares para su cultivo, aunque todos ellos necesitan un suelo suelto, aireado, ligero y sobretodo bien drenado, porque no soportan el encharcamiento. Su precio, desde 0,20 euros el bulbo hasta lo que quieras pagar, ya que hay variedades raras que se venden en subasta.

Por último permitidme que os sugiera plantar los bulbos escalonadamente, desde ahora hasta diciembre. Así se consiguen floraciones prolongadas en el tiempo, ya que aproximadamente una semana de diferencia en la plantación, supone un día de diferencia en la floración. Si plantamos los primeros bulbos esta semana, y los últimos antes de navidad, podremos disfrutar de flores nuevas durante toda una quincena en primavera.