1054 Views |  1

Me voy de vacaciones: ¿Que hago con mis plantas de interior?

Que no cunda el pánico, tus plantas no son como tu perro o tu canario, las vas a poder dejar solas y no se morirán, siempre que dispongan de la luz, el agua y la temperatura adecuadas.

La luz: muchas veces nos olvidamos de que la luz es imprescindible para la vida de las plantas, aunque en el caso de algunas plantas de interior la cantidad de luz imprescindible sea mínima. Agrupa tus plantas de interior cerca de una ventana que quede con la persiana levantada, mejor una en la que no de el sol directamente, pero que tenga luz abundante. En terrazas y patios, si son soleados, irá muy bien disponer algún tipo de sombraje para agrupar las planta bajo su protección y facilitar el paso de la canícula sin marchiteces.

La temperatura: Un piso cerrado puede ser un lugar muy caluroso en julio, sobretodo si padecemos alguna de las muy habituales olas de calor. Una mínima corriente de aire permitirá a los vegetales regular la temperatura mediante su transpiración, pero si hemos cerrado la casa a cal i canto, tus flores se cocerán literalmente. Hemos de dejar alguna rendija en ventanas y aprovechar los respiraderos previstos para el gas, para que entre unas y otros permitan la circulación del aire en nuestra ausencia.

El agua: el punto más importante, el que representará la vida o la muerte de tus macetas. Las plantas agrupadas evaporaran menos que las plantas aisladas, así que insisto en que las traslades todas a un punto de la casa, cercano a una ventana despejada de persianas o cortinas, pero en la que no de el sol directamente. Para asegurar la humedad precisa hay diversos sistemas; el más tecnificado seria un riego gota a gota, con temporizador, electroválvula y goteros, pero no está al alcance de todos. Hay sistemas más pedestres, como colocar un barreño lleno de agua y las macetas dentro, ligeramente separadas del suelo del barreño, pero con el agua a nivel del tercio inferior del tiesto. Definitivamente, lo más fácil y efectivo es el amigo o buen vecino que se pasa a regar cada dos días, y que también agradecerá que las plantas estén reunidas en un solo lugar.

Y a disfrutar de las bien merecidas vacaciones, que en casa te estarán esperando tus flores con todo su esplendor veraniego.