1498 Views |  Like

Los geranios

Estas conocidas plantas de balcón, de floración rica y prolongada, muy rústicas, pueden ser nuestros mejores aliados para el jardín de verano.
Los geranios pertenecen al género pelargonium, de la familia de las geraniáceas, con más de 250 especies, pero las variedades más cultivadas son:
– Los geranios más comunes que pertenecen a la especie Pelargonium zonale, erguidos, de tallos ramificados y fuertes, y hojas redondeadas con una franja más oscura y bordes ondulados.
– Los geranios hiedra, de la especie Pelargonium peltatum, que tienen tallos colgantes y hojas que por su forma recuerdan las de la hiedra.
Los puedes adquirir durante todo el verano, por un módico precio, en su mejor momento de floración. Solo tendrás que escoger la situación y el contenedor.
Son plantas de fácil mantenimiento, que crecen mucho y florecen abundantemente. Necesitan una buena tierra fértil, sin cal, y con buen drenaje, porque les perjudica mucho el agua estancada. Les va bien una exposición soleada, y pueden soportar una media sombra, por lo que se cultivan mucho en patios y terrazas.
Aunque pueden permanecer creciendo y floreciendo durante muchos años en el mismo terreno, es conveniente renovarlos como mínimo cada dos años, con una poda drástica que los deje con 10-20 cm de tallo.
Los tallos cortados en la poda, se pueden enraizar dejándolos en agua en un lugar oscuro durante un par de semanas. Estos esquejes se replantan en tierra nueva y se convertirán en nuevos geranios en primavera.
Hay que tener cuidado con la plaga de la mariposa africana Cacyreus marshalli, que ha provocado la desaparición masiva de los geranios que lucían en balcones y terrazas. La oruga de esta mariposa vive dentro del tallo, y se alimenta de él, provocando la muerte de hojas y flores.
El síntoma de la presencia de orugas son los agujeros en los tallos y las flores mustias. Para evitar la aparición de la plaga hay que tratar preventivamente, al menos una vez al mes, con los insecticidas que se encuentran en el mercado, especialmente formulados para esta plaga. También hay que eliminar los tallos donde se observen agujeros, porque llevan las orugas dentro.
Con estos rudimentarios cuidados, nos aseguraremos unos geranios espléndidos para muchos veranos.