829 Views |  Like

La Flor de la Pasión

Pasiflora es un género de plantas trepadoras originarias de la América tropical, de las cuales hay aproximadamente más de 300 especies.

Los misioneros españoles, cuando descubrieron las flores de estas plantas, creyeron ver en ellas un recuerdo de la pasión de Cristo, por lo que las llamaron “Flor de la Pasión”, y de ahí el nombre latino de Passiflora.

La foto que acompaña este artículo corresponde a un ejemplar de Passiflora violácea. Este híbrido fue obtenida artificialmente hace más de doscientos años, probablemente fruto de un cruce entre las especies Passiflora caerulea y Passiflora racemosa, que años antes habían llegado de Sudamérica.

La pasiflora violácea es fácil de cultivar. Es una trepadora de gran vigor y rusticidad, que se adapta muy bien al clima mediterráneo.

Presenta una gran capacidad de producir hermosas flores, de un precioso color violeta, solitarias y grandes, con unos 12 cm de diámetro, muy abundantes durante la primavera y el verano.

Necesita luz, agua, suelo fértil bien drenado y un soporte para asirse con sus abundantes zarcillos. Si no le llegan al menos 3 horas diarias de sol, probablemente no nos de flores, aunque nos cubra toda la valla de grandes hojas palmeadas.

Mantiene sus hojas verdes todo el invierno, siempre que no hiele, y si hiela las pierde para volver a generarlas cuando el tiempo mejora.

Se puede cultivar en el jardín, pero también en jardineras y tiestos. En el suelo crece hasta 8 metros en longitud, y puede vivir mas de 10 años; en contenedores su crecimiento se limita a 1 metro y con muchos cuidados raramente supera los 2 años de vida.

Se atribuyen propiedades calmantes y ansiolíticas a sus flores y hojas, y es usada en medicina homeopática, aunque ya la contemplación de esta bella planta y el suave aroma de sus flores nos puede proporcionar sosiego.

En verano hay que regarla a menudo, cuidando de que la tierra no esté nunca seca. En invierno solo ha de recibir agua cuando notemos sequedad en su suelo. Conviene podarla cada año a principios de abril, y si crece en maceta cambiar la tierra en este mismo mes.

Decorativa, vigorosa y fácil de mantener; os la aconsejo para todo tipo de situaciones en jardines de clima mediterráneo templado.